Descargar Plan de la Lectura región de La Araucanía 2018-2023.

 

El Plan de la Lectura región de La Araucanía 2018-2023 es fruto de un trabajo interinstitucional de largo recorrido, realizado en el marco del Plan Nacional de la Lectura 2015-2020, en el que se estableció como meta la implementación de planes regionales de lectura. Este trabajo, en conjunto y consensuado, se apoyó en el diálogo constante con la comunidad, a partir de mesas de trabajo en las que se analizaron temas territoriales, sociales, culturales y, especialmente, el estado de la lectura en la región. Esto con el objetivo de elaborar una propuesta de plan de lectura constituida por acciones planificadas y dirigidas a la diversidad de la comunidad y con mayor cobertura de territorio para, de esta manera, garantizar el acceso de todos los habitantes a la cultura escrita como camino de inclusión y desarrollo social.

 

Este proceso significó una reflexión sobre la historia, geografía e identidad de la región, caracterizada por la cultura mapuche, por lo que la oralidad y el conocimiento ancestral son los ejes transversales del trabajo propuesto.

 

El paisaje también es parte del espíritu del proyecto; La Araucanía con sus aspectos naturales y culturales únicos: tierra de lluvia, bosques milenarios, lagos preandinos y numerosos volcanes activos. Por último, lo es también la larga tradición de creación literaria, con acento en la poesía mapuche y textos que poseen una profunda riqueza simbólica asociada a nuestros particulares procesos históricos y sociales.

 

El presente Plan se constituye como una hoja de ruta para los próximos cinco años, que pone como centro la importancia y el valor de la lectura como fuente de desarrollo individual y social, y permite profundizar en el conocimiento del entorno: la historia, la identidad y la cultura de la región.

 

Se asume el desafío de fortalecer aquellas acciones que han favorecido el desarrollo de la lectura y de crear nuevas iniciativas que aborden los territorios y las comunidades en su diversidad. A su vez, es una invitación a entender el fomento lector como una tarea transversal y a concentrar los esfuerzos de los distintos actores públicos, privados y la sociedad civil, para garantizar la lectura como un derecho social de todos sus habitantes.