El Plan de la Lectura región de Aysén 2019-2024 materializa el trabajo iniciado el año 2016 y liderado por las instituciones coordinadoras del Plan. Este trabajo conjunto permitió conocer el estado de la lectura local a partir de la información recabada en torno a iniciativas de fomento lector, de formación de mediadores de la lectura y de espacios de lectura, y también en torno a cifras de comportamiento lector. Estos datos fueron contrastados con las experiencias de los agentes culturales locales que formaron parte de mesas de trabajo participativas sobre el tema del libro y la lectura, para el diseño del Plan Regional. Como resultado, el presente documento reafirma el interés político y de la comunidad por generar un proyecto articulado que reivindique el valor de la lectura.

Ubicada en el extremo austral del país, Aysén presenta una geografía irregular, abrupta y heterogénea que, sin duda, influye en el acceso a la lectura y en la implementación permanente de iniciativas de fomento lector en zonas más aisladas. Estas características, sumadas a la baja densidad de la población, las largas distancias entre sus centros poblados, las condiciones climáticas extremas y los altos costos de los traslados, configuran una región con importantes desafíos en este ámbito. A su vez, estos temas han permeado la historia, la literatura, el relato oral y la identidad de los habitantes de la zona. Por ello, trabajar en torno a los desafíos que presenta este territorio es uno de los principales énfasis del Plan Regional, con el marcado propósito de alcanzar una mayor cobertura, que garantice el acceso de todos los habitantes a la cultura oral, escrita y visual como camino de inclusión y desarrollo social.

El presente Plan se constituye como una hoja de ruta para los próximos cinco años y busca contribuir al desarrollo local, fortaleciendo las identidades colectivas, la diversidad cultural y el sentido de pertenencia de la comunidad. De ahí que los cuatro énfasis regionales sean: fortalecimiento de la articulación pública e inclusión de la ciudadanía; mediación lectora, formación y promoción de la literatura regional; rescate, fomento y registro de las oralidades, y conectividad y acceso de territorios y poblaciones.