Noticias

Fondo del Libro y El FNDR invertirán cerca de 30 millones en bibliotecas penitenciarias

La instalación de las colecciones, las actividades de fomento lector y el protocolo de réplica será trabajado por al Fundación Había Una Vez.

Jueves 6 de febrero de 2014

Cerca de 25 millones provenientes del fondo del libro y poco menos de 4 millones adjudicados desde el 2% del FNDR de Cultura, entregado por el Gobierno Regional, serán los recursos que se invertirán en nuevas actividades de fomento lector, la compra de más libros y la creación de un protocolo de réplica que beneficiará a las tres bibliotecas penitenciarias.

Estas dependencias, fueron inauguradas en septiembre del 2012 gracias a un proyecto presentado por la Defensoría Penal Pública al 2% del FNDR de Seguridad Pública. Tras más de un año de funcionamiento, la iniciativa se puede calificar de exitosa, pues –según lo informado por el defensor nacional, Georgy Shubert – “en el penal de Peumo hasta antes de este proyecto, sólo habían dos estantes con libros, y sólo se pedían 4 libros al mes. En la actualidad hay un promedio de 400 textos a disposición y 150 solicitudes mensuales”.

Según el director regional de Gendarmería, coronel Sergio Alarcón, este éxito no sólo se ve en la demanda de textos y visitas a estos espacios, sino además, en el mejor comportamiento que han mostrado los internos, quienes han visto en estas bibliotecas un lugar de distracción, refugio y aprendizaje. Es más, desde su inauguración se han visto disminuidos los episodios de violencia y autolesiones de muchos de los internos.

La directora regional (s) del Consejo de la Cultura y Las Artes, Sofía Rivadeneira, agradeció a los intervinientes la posibilidad de aportar desde su servicio a una iniciativa de estas características, entendiendo el gran impacto que la biblioteca tiene para la vida penitenciarias y cómo permite a los internos mejorar su calidad de vida. Rivadeneira se mostró sorprendida del compromiso que los internos tienen con el espacio y los textos, del cuidado de los libros y de la sinergia que se genera en torno a la cultura gracias a esta iniciativa. “Me voy gratamente sorprendida por la pasión que todos los intervinientes ponen en este proyecto y estoy segura que el dinero obtenido, a través del Fondo del Libro y el FNDR, será muy bien utilizado por esta comunidad”.

La instalación de las bibliotecas, las actividades de fomento lector y el protocolo de réplica será trabajado por al Fundación Había Una Vez, un organismo sin fines de lucro experto en bibliotecas sociales, junto a quienes se trabajó en la implementación y diseño de las instalaciones penitenciarias.

Deja un comentario