Noticias

Fiesta del Libro cierra con éxito su cuarta versión

Durante 48 horas las letras se tomaron la Plaza de Copiapó y se instalaron con fuerza las temáticas en torno al patrimonio, pueblos originarios, los migrantes, la inclusión, el trabajo educativo con niños y tercera edad, así como las tareas personales para masificar el interés por la lectura, en el marco de las celebraciones del Día del Libro impulsadas por el Plan Nacional de la Lectura.

Martes 24 de abril de 2018

 

Fue un mes agitado, porque estaba dedicado por completo al libro. Y es que conmemorar la muerte de Garcilaso de la Vega, Shakespeare y Cervantes no es tarea sencilla. Y menos incluir en dos días actividades que rescaten la pasión por las letras. De todos modos, la cuarta versión de la Fiesta del Libro de Atacama se convirtió en todo un éxito, congregando a cientos de personas en torno a la literatura y los mundos imaginarios.

 

Cruzando generaciones, la celebración incluyó en su estructura la presencia de la Biblioteca Pública Regional y su sección dedicada a los pre-escolares, lo que –junto con un oso animatrónico- despertó el interés de cientos de niños por los cuentos, los colores y la magia. Un café literario con adultos mayores de los clubes Eduardo Witt y Letras del Desierto fue el equilibrio para poner en valor los relatos de noveles escritores, pero llenos de grandes experiencias de vida y que incentivaron con su mensaje a siempre atreverse a hacer cosas nuevas, leer y enfrentar nuevos desafíos.

 

Desarrollándose en la Plaza de Copiapó, corazón de la ciudad, fue común ver cómo transeúntes se sumaban a esta iniciativa de la Seremía de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, incluyendo a la comunidad migrante que transita por el centro de la comuna y que también tuvo su espacio a través de un bloque encabezado por la escritora Otilia Castro, quien ha dedicado parte de su literatura a la temática migrante. Gratuitamente, además, se hizo entrega del Plan de la Lectura-Región de Atacama, elaborado a través de mesas de trabajo y coordinado por un Comité Técnico multisectorial para guiar los propósitos en torno al libre acceso al libro y la lectura.

 

Mientras se desarrollaban las charlas y talleres programados para esta actividad junto a brillantes artistas y gestores, una veintena de talentosos escritores ofrecían su trabajo en 10 stands que representaban a las 3 provincias de Atacama. Así también, Chañaral, Copiapó y Huasco fueron encarnados por las escritoras Hilda Olivares, Nélida Baros y Patricia Rivera en una Lectura Poética que cautivó y permitió conocer la historia de quienes han marcado las letras desde Atacama.

 

Así como el actor Sebastián Layseca hizo el cruce entre dramaturgia y literatura a través de una charla con estudiantes, los cineastas locales presentaron sus obras para resaltar el vínculo entre sus trabajos que pasan del papel a lo audiovisual. En el caso de esta versión de la Fiesta… se destacó el aporte al Patrimonio a través de los documentales dedicados a explorar el pasado de Potrerillos, de los barrios históricos y del reciente aluvión.

 

El origen de las letras está en la oralidad, por eso los Pueblos Originarios fueron protagonistas de un taller centrado en estas técnicas que permitieron hacer historia en el pasado. Entre los adelantos y lanzamientos, destacó el aporte a la inclusión del profesor Jerován Castro con su libro Amor en Braille 2 y el avance de una investigación que explora los nexos entre Benito Juárez y Copiapó. También las arquitectas Agnes Dransfeld y Carla Piazzoli compartieron sus libros dedicados a la arquitectura patrimonial del Valle de Copiapó.

 

Tierra Amarilla participó activamente de esta Fiesta con el BiblioMóvil, implementado por la Seremía de las Culturas, y que permite un acceso libre a sus contenidos literarios.

 

Se cerró, entonces, una Fiesta del Libro que como preámbulo tuvo importantes entregas simbólicas de literatura en liceos y juntas de vecinos, programó charlas y conversatorios, así como otras actividades asociadas. Las iniciativas enmarcadas en el Plan de la Lectura siguen programándose en Atacama, para acercar las letras a toda la comunidad desde la primera infancia hasta la tercera edad.

 


Deja un comentario