Noticias

Estudiantes de escuela Claudio Arrau fueron protagonistas de último Diálogo en Movimiento en región de Antofagasta

dialogoantofaclaudioarrau

Más de 20 estudiantes tuvieron la oportunidad de conocer y conversar con los autores del libro Cazadores de eclipses. Bitácora planetaria.

Martes 6 de diciembre de 2016

Con muchas preguntas, curiosidad y asombro, más de 20 estudiantes de quinto básico de la escuela Claudio Arrau de la comuna de Calama, participaron del último Diálogo en movimiento 2016, efectuado por el Consejo de la Cultura de Antofagasta, en el marco del Plan Nacional de la Lectura.

En la ocasión, los estudiantes que participaron de la actividad tuvieron la oportunidad de conocer a gran parte de los autores del libro Cazadores de eclipses. Bitácora planetaria un texto que mezcla la ciencia y el arte con la incorporación de ilustraciones en el relato.

Es así, que fueron parte del diálogo el astrónomo Sebastián Pérez, el físico Daniel Albornoz y la ilustradora Valentina Pérez, quienes respondieron las inquietudes de los estudiantes, además de contar detalles del libro y otras consultas que surgieron de la actividad.

Según comentó el director regional de Cultura, Kenny Aranibar, “este encuentro viene a cerrar un exitoso ciclo del programa Diálogos en Movimiento del Plan Nacional de la Lectura, en el cual este 2016 tuvimos la posibilidad de aumentar los diálogos y estar presentes en mayor cantidad de comunas de la región de Antofagasta, incorporando a Calama y San Pedro de Atacama, teniendo una recepción increíble de la comunidad estudiantil, que participó de manera muy entusiasta en cada uno de los encuentros”.

En tanto, para los estudiantes fue una experiencia única e importante como lo señaló Francisco Cortez, quien manifestó que el diálogo “ha sido una de las mejores experiencias de mi vida”, opinión que también compartió Joseph Valverde quien destacó que “fue una bonita experiencia”, mientras que Carmen Villarroel le gustó que los autores estuvieran en la escuela porque “pudimos preguntarles muchas cosas que nosotros no sabíamos”.

Y no sólo para los estudiantes resultó ser un aporte la actividad, sino también para los autores del libro que pudieron llegar hasta el establecimiento loino, tal como lo expresó Sebastián Pérez.

“La experiencia de Diálogos en Movimiento me pareció extremadamente enriquecedora, principalmente por los niños que leyeron el libro e hicieron preguntas, desafiándonos con un montón de información y preguntas que no se nos habían ocurrido. Simplemente es una instancia motivadora para seguir escribiendo y realizando actividades educacionales para tratar de continuar aportando con nuestro libro”.


Deja un comentario