Noticias

Escritora Graciela Huinao compartió con alumnos de Colchane, Huara y universitarios en Tarapacá

La poeta y narradora huilliche mapuche presentó su novela Katrilef como parte de una nueva versión del programa Diálogos en Movimiento del Plan Nacional de la Lectura.

Viernes 17 de noviembre de 2017

Una intensa agenda desarrolló la poeta y narradora huilliche mapuche  y miembro correspondiente por Osorno de la Academia Chilena de la Lengua, Graciela Huinao, en la región de Tarapacá, donde visitó los liceos de Colchane, Huara y a los estudiantes de pedagogía en la Universidad Arturo Prat, como parte del programa Diálogos en movimiento del Plan Nacional de la Lectura.

La autora presentó su último libro titulado Katrilef que trata de la memoria de una mujer mapuche que vivió el proceso de la llamada Pacificación de La Araucanía hasta que se selló este conflicto, es el testimonio de los diversos abusos que el pueblo mapuche sufrió de manos del Estado chileno, según Huinao.

La poeta explicó que su intención con este libro era traspasar la historia de su ascendiente que transmitió esta historia oralmente entre sus parientes, “lo que hago es tomar lo que ella contó, traspasarlo a un libro, en esa época ella no sabía leer ni escribir por lo que no pudo hacerlo, entonces vengo siendo una descendiente de ella”.

La experiencia

La narradora agradeció la oportunidad de poder trabajar en esta instancia de Diálogos en movimiento al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, “permiten la interacción entre autores y estudiantes. Yo sentí como algunos de ellos estaban realmente expectantes de conocer al autor del libro”.

La poeta huilliche tanto en Colchane como en Huara sintió que los abusos del Estado contra los mapuches ha sido transversal en todo el país con los pueblo originarios, “se sintieron 100% identificados con la invasión del Estado chileno, es decir no había diferencia en los vejámenes, los asesinatos, en los robos de tierra en el sur y los robos del agua acá. La historia es transversal, no sólo atraviesa a los pueblos de chile es un flagelo que atraviesa de norte a sur de toda américa”, declaró.

Huinao dijo sentir, por medio del diálogo de la obra, similitudes entre los mapuches y los aymaras, “nosotros (mapuches) tenemos una religiosidad similar con el pueblo aymara, respetamos la naturaleza y buscamos vivir en armonía, lo que cambia son algunos matices. Ambos pueblos caminan a la par con la naturaleza”. Agregó además el valor que ambos sienten por la comida tradicional preparada con ingredientes de su trabajo en al tierra.

Finalmente en el diálogo entablado con universitarios le llamó la atención que le consultaran ¿por qué el pueblo mapuche sigue luchando?, “Mientras viva el último mapuche va a querer que le devuelvan lo que le han robado, es algo que se debe exigir porque es legítimo. El pueblo mapuche nunca ha salido de las fronteras a atacar a nadie. Solo defiende su tierra. En esta lucha algunos tiran piedras, otros a palos mis armas son los libros, con ellos tengo que defenderme” concluyó.


Deja un comentario